Seguridad vial

Nuestra realidad indica que hay dos autos por cada casa en Coyhaique y eso se nota, en las horas de alto tráfico las calles céntricas no “dan el ancho”. Ir a buscar a los niños al colegio es una travesía. El mal humor de algunos automovilistas nerviosos lo hace aún más pesado. Pero, lo que más llama la atención es la escasa educación vial de automovilistas que por quedar tan, pero tan cerca del colegio de sus hijos son capaces de estacionar el auto en la puerta de una casa que por mala suerte quedó al lado de una escuela. Los vecinos de los colegios, hacen “maravillas” para resguardan sus antejardines, sus veredas, pero mujeres y hombres automovilistas se estacionan y van a buscar a sus hijos al colegio. Lo único que estamos haciendo con eso es enseñarles a nuestros hijos como manejar pésimo y sin pensar en el otro. Les estamos enseñando con el ejemplo a ser egoístas, fríos y malos vecinos.

Rodrigo Marín

Políticas

Leave a Reply

*