Microscopía electrónica de barrido en la investigación forense

Subprefecto Rubén Arancibia Casanova
Jefe Laboratorio de Criminalística Regional Coyhaique

 

El Laboratorio de Criminalística Regional Coyhaique, así como el resto de los diecisiete Laboratorios con que cuenta la PDI a nivel nacional, todos dependientes técnicamente de la Jefatura Nacional de Criminalística, actúa como una filial del Laboratorio Central ubicado la Región Metropolitana, en aquellas especialidades forenses cuyo equipamiento tecnológico por costos de adquisición y mantención, no se justifica implementar en cada región, por lo cual se envían evidencias para sus respectivos peritajes hasta dicho laboratorio.
En este sentido es dable señalar que la Sección Microanálisis del Laboratorio de Criminalística Central creada el año 2013 e integrada por un grupo multidisciplinario de profesionales de las diferentes especialidades forenses de las carreras de Ingeniería Civil Electrónica, Química, Química Farmacéutica y Tecnología Médica y quienes operan el microscopio electrónico de barrido más completo en el área de la criminalística de Sudamérica, el que además se encuentra validado por una prueba internacional entre todos los laboratorios que cuentan con esta tecnología a nivel mundial.
Este tipo de Microscopio son ampliamente utilizados por Laboratorios Forenses de países desarrollados, puesto que permiten revelar detalles micro estructurales de una gran variedad de evidencias, lo cual es relevante en circunstancias en que las técnicas de microscopía de luz convencional y otras metodologías instrumentales no son suficientes para efectuar la caracterización adecuada de un determinado espécimen. Lo anterior es fundamental sobre todo en casos en que la muestra es única, escasa y cuando de su análisis depende, por ejemplo, relacionar a un individuo con un determinado Sitio del Suceso.
Es por eso que la PDI consiente de la necesidad de contar con este tipo de tecnología, adquirió el año 2008 este microscopio el cual fue configurado específicamente para su uso en el análisis de evidencia forense, para lo cual este equipo debía considerar tres factores fundamentales, como son la capacidad de análisis topográfico y micro morfológico; capacidad de análisis químico elemental de regiones puntuales de la muestra y preservación de la evidencia.
Gracias a la introducción de esta tecnología, ha sido posible analizar diversas evidencias que de otro modo no hubiesen revelado su valor probatorio, destacando que la capacidad actual de obtener la mayor cantidad de información relevante a partir de un análisis no destructivo ha transformado a la PDI en un organismo de referencia en el área de microanálisis forense tanto a nivel nacional como Sudamericano.

Columnas

Comments

Leave a Reply