Una cartera que fue escondida, celulares bajo el colchón de una cama y manos limpias presumiblemente con aguarrás: Las claves de la sexta jornada de juicio oral por agresión a Nabila Rifo

La mañana del lunes se reanudó en el Tribunal de Coyhaique el juicio oral que tiene por imputado a Mauricio Ortega por los delitos de femicidio frustrado, y mutilación reiterada entre otros, esto en el marco de la brutal agresión que sufrió Nabila Rifo el 14 de mayo de 2016 en Coyhaique.

Jornada en la que se presentaron dos funcionarios del Labocar de Carabineros, el primero de ellos Cristian Salazar, topógrafo y dibujante técnico que entregó detalles del informe que realizó en julio de 2016 respecto de las distancias que habían entre la casa de Mauricio y Nabila, el inmueble desde donde dos menores de edad presenciaron la agresión y el lugar donde fue encontrada la víctima. Todo refrendado con un mapa en tres dimensiones en el que además, se explicitó las pruebas que fueron halladas tanto en la vía pública como al interior del domicilio de la pareja.

Posteriormente fue el turno de prestar declaración del Capitán de Carabineros Luis Rebolledo, jefe del Labocar regional, quien detalló el trabajo que se realizó para recabar las evidencias que, cuatro días después del ataque, permitieron detener e imputar cargos contra Mauricio Ortega.

En este contexto, Rebolledo se refirió a elementos que a juicio del Ministerio Público, son fundamentales para ratificar la participación de Mauricio Ortega en la agresión.

Cartera y aguarrás

Carabineros llegó a la casa de Mauricio Ortega y Nabila Rifo pasadas las 14:00 horas del sábado 14 de mayo, esto tras identificar el domicilio con el control remoto del auto que estaba estacionado en su interior. En esa instancia, refirió el capitán Rebolledo, se habría encontrado a Mauricio con las manos limpias, presumiblemente con aguarrás, lo que es descartado por su defensa.

Por otra parte, cuando se le toma declaración en Carabineros en calidad de testigo y previo a su detención el 18 de mayo, Ortega señala que el ataque de su entonces pareja podría haber sido producto de un asalto, esto, porque no había sido posible dar con su cartera, una que posteriormente fue entregada por el sobrino del imputado, y que fue detallado por el capitán Rebolledo en su declaración ante el tribunal.

“A Mauricio le preguntaron que creía él que le había pasado (a Nabila) y él señala creer que la habían asaltado”, explica el defensor de Mauricio Ortega, Ricardo Flores, agregando que el imputado le habría señalado a Carabineros cuál podría ser el lugar del inmueble en donde se encontraba la cartera, desconociendo que esta fue sacada a su petición por un sobrino desde la casa.

Con respecto al hecho de que las manos y brazos del imputado estaban lavadas con diluyente, Ricardo Flores puntualizó “él habitualmente después de trabajar se lavaba las manos y eso produce la blancura de las huellas. Sabemos que la pericia no señala que tenía olor a diluyente, ni características de uso reciente de diluyente, por qué no se le hizo esa prueba”, puntualizó el defensor penal público.

Los celulares de Nabila Rifo no fueron posible de ser hallados durante las primeras horas de ocurrido el hecho, lo que se produce recién cuando Labocar, tras una orden de ingreso y registro emitida por el Tribunal ingresa al domicilio, encontrando estos elementos escondidos en un bolso en donde habían juguetes y bajo el colchón de una cama.

Elementos que fueron expuestos ante el Tribunal que a juicio del Ministerio Público permiten probar la hipótesis que han sostenido, con Mauricio Ortega como autor ejecutor de la agresión a Nabila Rifo “la Fiscalía sigue presentando la evidencia material que le dio la convicción para conseguir la detención del imputado”, explicó Pedro Salgado, fiscal regional, quien respecto de la presencia del químico en las manos de Ortega detalló “el perito señaló que hay una testigo, que esperamos declare en el transcurso de los días que siguen, que estuvo con el señor Ortega, aproximadamente a las 19:30 horas de ese mismo día (14 de mayo) y que entre las cosas que ella advierte, es que el imputado aparentemente tenía las manos limpias”, explicó el fiscal.

La jornada de juicio terminó luego que finalizara el interrogatorio del fiscal Luis González al capitán Luis Rebolledo, lo que se extendió por más de una hora, razón por la que la defensa solicitó postergar el interrogatorio de este perito para primera hora de este martes, lo que se realizará a contar de las 8:30 de la mañana.

Regionales

Comments

Leave a Reply