Parques y Camino Austral

Antonio Horvath Kiss

Senador por Aysén

 

El reciente protocolo firmado por la Presidenta de la República y Kristine MacDivitt –viuda de Douglas Tompkins– y en representación de las organizaciones que han creado parques privados en la Zona Austral, merece un importante reconocimiento. En primer lugar, el cumplir con la palabra empeñada; en segundo término, porque pone en valor a la Patagonia y permite con mayor facilidad completar el Camino Austral. Esta ruta, que totaliza 2.950 kilómetros conectará física, económica, ambiental y culturalmente el 34% de la superficie de Chile, entre Puerto Montt y Puerto Williams, al sur del Canal Beagle.

La mitad de la superficie de la Patagonia chilena ya está bajo el sistema nacional de áreas silvestres protegidas por el Estado, ya sea como parque nacional o como reserva natural. Con esta donación, estas áreas se incrementarán en 407 mil hectáreas hoy privadas, a lo que se añade el compromiso de agregar otras 950 mil hectáreas fiscales y cambiar varias reservas a una protección mayor como parques.

Esto es un significativo aporte no solo ambiental sino también de tipo cultural y económico. Las áreas silvestres protegidas prestan innumerables servicios, entre ellos, el agua en cantidad y calidad, la captación de anhídrido carbónico que produce el efecto invernadero, el consecuente cambio climático y por sustentar la biodiversidad, que es fuente de múltiples y aún desconocidas aplicaciones.

Además, no es lo mismo ser vecino de un parque o un área protegida, que de una explotación minera, lo que da un plus muy importante para las propiedades y personas y todo tipo de actividades económicas y de servicios. Basta imaginar una amplia gama productiva con sello de origen para dimensionar este aspecto.

Es muy importante que las comunidades, así como las autoridades locales y regionales y todas las organizaciones sociales, podamos conocer los detalles de este protocolo a fin de apurar y facilitar la integración física; ahora tenemos en proceso legislativo el que se pueda declarar el Camino Austral como camino escénico, y este conjunto de potenciales regionales armonizado se convierta en los hechos en un lugar de privilegio Ecológico y en una reserva de vida para Chile y el mundo.

Columnas

Comments

Leave a Reply